UNA GOLEADA EN MEDIO DEL PAPELÓN

Noticias - Diciembre / 2019

2019-12-15

A Bolívar le alcanzó el primer tiempo para anotar 5 goles, despachar a un elenco juvenil de Aurora y alcanzar la cima del torneo Clausura. El equipo visitante salió con apenas 6 jugadores al segundo capítulo, aduciendo lesión de 5 futbolistas, por lo que el árbitro tarijeño Yordy Alemán dio por suspendido el encuentro. Un bochorno más en nuestro agonizante fútbol boliviano…

Desde el sábado por la mañana, en conferencia de Prensa, el Presidente de Aurora, Jaime Cornejo, avisó que su entidad viajaría a la ciudad de La Paz con un elenco “alternativo”. Lo que sorprendió fue que apenas el arquero Mauricio Adorno (19 años) integra el plantel principal. El resto de los jugadores visitantes tenían un promedio de edad de 18 años, incluyendo a Gabriel Montaño, de apenas 14.

Bajo este marco, Bolívar tomó con responsabilidad el cotejo y en apenas 12’, los de César Vigevani ya ganaban 2-0 con tantos de Juan Carlos Arce y Juan Miguel Callejón. A los 23’, nuevamente “El Conejo” pondría el tercero, aprovechando las desatenciones defensivas del rival.

“La Academia” jugaba a “media máquina”, dosificando energías pensando en el clásico del jueves ante The Strongest, y cada vez que se lo proponía lograba ampliar la ventaja. Así fue que una jugada desafortunada del defensor Luis Fernando Ríos colocó el 4-0. El quinto y definitivo llegó tras una asistencia de Arce que definió a la perfección Callejón.

Tras el descanso, lo que todos temían: Aurora retornó tarde y con 5 jugadores menos al terreno de juego, alegando lesiones de los mismos. Algo totalmente bochornoso y carente de ética deportiva. Una mancha más al tigre. Una página vergonzosa en el libro de papelones del fútbol boliviano que, bajo la gestión de César Salinas, parece no tener fin.

Bolívar ganó, goleó, pero se quedó con el trago agridulce de presenciar una tarde lamentable de la Directiva de Aurora, que expuso a sus juveniles ante el mundo del fútbol. “La Academia” se subió a la cima y ahora espera con ansias el clásico ante The Strongest. Un clásico con sabor a final…

-->