INFORME FINAL 2020

Noticias - Abril / 2020

2020-01-30

INFORME FINAL 2020

Señores miembros del Tribunal de Honor, señor Fiscal General, directores y Socios del Club:

Esta asamblea que hoy llevamos a cabo, totalmente enmarcada en lo estatutario, tiene una característica especial porque no solo abarca a la gestión 2019 sino a nuestra gestión desde 2008. No habrá otra oportunidad para reunirme formalmente con los socios, que hoy.

Quiero empezar agradeciendo a todos y cada uno de los directores que me han acompañado a construir el nuevo Bolivar en estos más de 2 lustros, su esfuerzo, dedicación y constancia han permitido una gestión tan positiva y preñada de logros que vienen a enriquecer y fortalecer la historia de la institución deportiva más grande y laureada de nuestro país.

Es muy difícil resumir en un solo informe el cúmulo de emociones y de experiencias que se viven en un año, en 365 días de actividad febril donde todo es importante y perentorio. Mucho más difícil aun es hacerlo de una gestión de doce años. Sin embargo, al terminarla es menester hacer un balance y un informe. Esto es lo que los sajones llaman accountability, un concepto más bien en construcción sobre la obligación de rendir cuentas.

La memoria humana es muy frágil, por eso es necesario recordar cuales han sido las condiciones iniciales y los principios que nos han permitido avanzar hasta el estado en el que hoy nos encontramos.

En noviembre de 2007 asumimos la dirección de un Club totalmente quebrado en lo económico, sumido en deudas millonarias y un enorme déficit acumulado. Graves problemas hacían oscuro su futuro pues existía la posibilidad inminente del remate del Gran Centro Mario Mercado Vaca Guzmán de la zona de Obrajes, se había entregado el patrimonio por deudas contraídas sin posibilidad de recuperación. Jugadores, cuerpo técnico y personal administrativo se encontraban impagos por varios meses. Se confrontaban muchos juicios laborales, civiles y penales. La infraestructura del Gran Centro y de Tembladerani estaba en total abandono, Cotahuma y Santa Rosa abandonados sin posibilidad de recuperación. Los recursos del club se manejaban discrecionalmente en cuentas espurias. Se había consumido en 9 años la totalidad del patrimonio de la institución que había llevado tantas décadas construir.

Desde que en 2008, se inició la andadura de la Operación Centenario, ha habido pilares que se han mantenido incólumes gracias a la constancia pertinaz de buscar con transparencia, respeto por valores fundamentales de ética y moral, y un claro propósito de alcanzar el centenario del club en la cúspide de sus 100 años de historia, pilares que en el balance de la gestión 2019, muestran la consolidación de los mismos cinco aspectos fundamentales que han marcado sólidamente nuestra actuación y que continúan siendo el faro señalador de nuestro rumbo:

1 El haber prometido ante el pueblo bolivarista que, a pesar de la desesperante situación del Club, no permitiríamos que el Bolívar se muera; once años después de 2008, está vivo, fortalecido, digno y dueño de su destino.

2 Haber salido en su búsqueda y finalmente incorporado al Bolívar a Marcelo Claure Bedoya, un gran bolivarista y gran empresario, como elemento fundamental histórico es un hecho que quedará marcado para siempre en los anales del Club.

3 Otro hecho histórico es que -por primera vez en el fútbol boliviano- una institución cambia su estructura y firma un contrato por veinte años con una sociedad privada -BAISA SRL- para garantizar una administración que saque al Club Bolívar de la quiebra y la vergüenza, lo devuelva a su status de seguridad y dignidad, saque el tema económico del vestuario y se implemente un manejo moderno, profesional, transparente y con seguridad de gestión.

4 En lo deportivo, conformar equipos con los mejores jugadores del medio, alcanzar permanentemente logros con el primer plantel, con las divisiones inferiores y pre profesional para ampliar la ventaja existente con sus rivales y constituirse, en definitiva, en el indudable referente del futbol boliviano.

5 Por último, y tal vez lo más importante, es haber incorporado a los jóvenes en la agenda prioritaria del Club, tanto en lo deportivo, con el funcionamiento de sus escuelas, sus divisiones inferiores y su categoría pre profesional, como en lo institucional con su incorporación al Directorio del Bolívar y al manejo de BAISA, de muchos jóvenes profesionales bolivaristas que hoy están imbuidos de una filosofía celeste que viene de muchas décadas, que se perdió un tiempo y que algunos desconocen.

Siguiendo el ejemplo de nuestros mayores buscamos no solamente encerrarnos en nuestro club sino ver la totalidad del fútbol boliviano y su problemática.

En esta gestión ha habido hechos de gran significación en la historia del futbol boliviano, sudamericano y mundial, que tocan directamente al Club Bolivar porque en forma enteramente análoga a la lucha sin cuartel acometida contra Mauro Cuellar y su directorio se llevó adelante una batalla sin tregua contra Carlos Chávez y su entorno, batalla dirigida por Guido Loayza y Marcelo Claure.

Fueron ocho años de lucha desigual que unos muy pocos tuvimos que protagonizar contra la establecida estructura inepta y mafiosa que manejaba los destinos del fútbol boliviano y sudamericano. Tenían el apoyo de esos dirigentes que veían mucho más productivo arroparse con los corruptos para que les caiga alguna canonjía o de aquellos amanuenses intelectuales que vendían sus servicios para –desde la prensa y otros medios– hacer apología de los corruptos, denostando y calumniando a los osados que denunciaban. Por último, aparecían los tibios que pedían que se detengan esas denuncias porque “no le hacía bien” a nuestro fútbol.

Era una lucha utópica, quijotesca, porque a pesar de tener información e incluso cifras de los desmanes de las pandillas del fútbol estas vivían seguras y orondas detrás de esa burbuja aparentemente inexpugnable que habían creado y desde la que amenazaban con la muerte civil a personas, clubes o asociaciones que se atrevieran a oponerse o denunciar su ineptitud y esa ostentación obscena de su nueva riqueza. Parecía en verdad que nuestra lucha era totalmente infructuosa y que no veríamos caer ese imperio perverso, pero, como en las viejas películas, sorpresivamente la mañana del 27 de mayo de 2015 el “séptimo de caballería” irrumpió en uno de los más lujosos hoteles helvéticos para perforar para siempre la burbuja de la impunidad y el oprobio.

De ahí en más, crece día a día la imagen paradigmática de la fiscal Loretha Lynch y por su decisión van cayendo uno a uno los miembros de la pandilla. Unos son detenidos, otros juzgados en sus países, otros se entregan voluntariamente; algunos –muy pocos– intentan esbozar una excusa, pero el torrente de pruebas, confesiones y sindicaciones hace imposible negar los millones y millones de dólares que estos sinvergüenzas le robaron al fútbol. Caerán todos, seguiremos asqueados por los detalles, devolverán unas decenas de millones, pero eso ya es pasado.

En el futuro, lo ideal es que nunca se vuelva a repetir esta historia; el fútbol no lo merece porque, como decía Fontanarrosa, el fútbol es sagrado. Lo pasado no solo atañe en Bolivia a dos de sus grandes protagonistas: Carlos Chávez y Romer Osuna, ellos se fueron para siempre, pero ellos no fueron los únicos también tienen que irse los que los eligieron repetidas veces, que los prohijaron y fueron cómplices del latrocinio, los que estuvieron debajo del Tamarindo y que hoy siguen utilizando las execrables prácticas del pasado.

El fútbol debe ser manejado principalmente por los Clubes que nacieron antes que las asociaciones y esos clubes, por dirigentes que, como nuestros mayores, piensen que el fútbol es un apostolado donde se entra a dar y a no sacar nada y que la única gran recompensa es generar la alegría de miles de personas y especialmente de los niños.

Nosotros como Bolivar moralmente no podemos abandonar esa lucha porque Mario Mercado ofrendó su vida peleando contra todos aquellos que impedían un fútbol boliviano más transparente y mejor.

LOGROS DEPORTIVOS

El fútbol es una rueda sin fin que cada enero se carga de propósitos, objetivos y esperanzas en búsqueda de la siempre añorada gloria, pero hay tiempos para hacer memoria y balance, y tratar de poner marco a los logros y cometidos deportivos de una docena de años transcurridos desde que se inició la Operación Centenario.

El Club Bolívar durante el periodo 2008-2019 ha obtenido 8 títulos nacionales, alcanzando los 29 campeonatos, siendo sin parangón alguno, el más grande del fútbol nacional.

En 2009 se obtuvo el Torneo Apertura en una agónica definición con un tanto de Charles Da Silva tras una magistral jugada de William Ferreira, contra Real Mamoré en Trinidad, dirigido entonces por Gustavo Quinteros que tenía en Abdón Reyes, Alejandro Schiaparelli y el mencionado Ferreira sus bastiones futbolísticos. Con ese lauro, Bolívar volvió a encaramarse como el protagonista máximo de nuestro balompié después de algunos años sumido en la crisis deportiva e institucional.

Durante la segunda década del siglo XXI, Bolívar sumó 7 títulos al palmarés, haciendo en ese respecto el decenio más exitoso de la rica historia del Club. En el apertura 2011 Bolívar regresa al trono al mando de Guillermo Hoyos, y con Ferreira, Zé Carlos y Lorgio Álvarez como figuras del equipo.

En el apertura 2013, Bolívar obtiene su tercera corona de la gestión comandada por Miguel Portugal, y con el omnipresente William Ferreira como ídolo, sumándole la presencia de Walter Flores en el medio y las gambetas de Rudy Cardozo y Juan Carlos Arce.

Ya con Azkargorta al timón del primer plantel, la Academia Celeste consigue un doblete, alzando el Apertura 2014 y el Clausura 2015. Juanmi Callejón, explotó como figura y goleador del plantel y sumado al experimentado Nelson Cabrera, lideraron tan magna consecución.

En 2017 también acaeció otro doblete, con Beñat San José al mando, y con la presencia trascendental de Leonel Justiniano, Gastón Sirino y Ronnie Fernández entre tantos otros, tanto el Apertura 2017 y Clausura 2017 se pintaron de color celeste.

Por último, se sumó el octavo galardón en el Apertura de 2019, con César Vigevani en el banco y con la estelar performance de Erwin Saavedra, colaborado con los goles de Callejón, Riquelme, Arce y Pereyra-Díaz.

En los 12 años que tratamos de compendiar cabe resaltar que ningún equipo ganó más títulos (8), que ningún otro equipo sumo más puntos (1048 pts.) y que ningún equipo gano más partidos (305 PG) ni hizo más goles que el Club Bolívar (1134 goles). Bolívar durante estos 12 años no solo aumento su hegemonía en cuanto a títulos ante sus dos más cercanos perseguidores, Wilstermann y The Strongest (29 vs. 15 y 15), sino que en los clásicos también incrementó su histórica superioridad ante el rival sempiterno, aumentando en 8 la ventaja en triunfos (24V, 23E, 16D), y encaramando nuestro clásico como el de mayor superioridad y hegemonía entre todos los clásicos del continente sudamericano (158V, 122E, 97D). Por último, Bolívar está detrás de un récord mundial importantísimo, 71 partidos seguidos anotando goles, lo que coloca nuestro hito en el 5º de la historia sólo detrás del Real Madrid (2016-2017) de Zidane con 73, el Santos (1961-1963) de Pelé con 74, el Sao Paulo (1930-1933) con 82 y la máquina de River (1936-1939) con 96. Ojalá se puedan superar las cifras de esos legendarios equipos.

En menores no sólo se jugaron 7 torneos internacionales durante la gestión, sino que se ganó el primer torneo internacional formativo en el Pepsi International Cup en Houston 2013. El Club en 12 años vio debutar a 51 canteranos, y 11 de ellos, un equipo completo conformado por Quiñónez; Baldomar, Valverde, Jusino, Abraham Cabrera; Arrascaita, Justiniano, Saavedra, Maygua; Cardozo y Miguel Suárez debutaron en la Selección Nacional de mayores. Todo fruto de un proceso de 9 años con el Prof. Óscar Villegas, que ahora continúa el Prof. Wálter Flores.

COPA LIBERTADORES – LA SEMIFINAL

Desde su primera participación allá por 1967 el Club Bolívar fue creando una relación idílica con el máximo torneo continental, y de esa forma ha ido haciendo historia a través de las décadas.

Durante la Operación Centenario se han conseguido tres hitos en la Copa Libertadores.

El primero fue el devolver a Bolivia a un sitial competitivo en dicho torneo, ya que Bolívar en 2012 después de 12 años de sequía por parte del fútbol nacional, regresó a los 8vos. de final, después de una excelente fase de grupos con grandes triunfos como ese 1-0 en Barranquilla contra Junior.

Pero la hazaña máxima de la gestión fue el trepar hasta las semifinales del torneo en 2014, superando a rivales como ser el campeón ecuatoriano Emelec, el brasileño Flamengo, el bicampeón mexicano León de Guanajuato y al campeón vigente de la Copa Sudamericana Lanus. Todo esto a través de épicos partidos como el empate en Maracaná con los goles de Capdevila y Pedriel, el triunfazo en León con el golazo de William Ferreira, eliminar nuevamente a León con sendos empates en México y La Paz, y eliminar a Lanus con un misil de Ferreira el último minuto de visita y el gol de Arce para enloquecer a las tribunas del Siles. La semifinal ante San Lorenzo no tuvo el final feliz que todos deseamos, pero el camino recorrido por ese equipo comandado por el “Bigotón” Azkargorta dejó huellas indelebles en los corazones bolivarista, y se convirtió en la mejor performance no sólo de Bolívar, sino de cualquier equipo boliviano en la historia de la Copa Libertadores de América.

Por último, el tercer hito de la década, fue el escalar del 10º puesto (en 2008) al 8º puesto (en 2019) en la Tabla Histórica de la Copa Libertadores de América, hecho que es un tremendo orgullo local e internacional para todos los bolivaristas. Durante las participaciones en Copa Libertadores durante la Operación Centenario, se consiguieron 3 de los 9 triunfos en el extranjero y 7 empates fuera de nuestras fronteras, sacando un resultado positivo en 1 de cada 3 encuentros disputados.

Es la añoranza de todos los bolivarista el alzar la Copa Libertadores, y hasta que esto ocurra no dejará de reverberar en nuestra memoria el milagroso remate de Ferreira que desde 35 metros. se clavó en el arco de Lanus, dejando en alto y en claro que siempre la celeste ha flameado.

RECONOCIMIENTOS

Como lo hemos expresado reiteradamente, estamos persuadidos que una de las mayores virtudes del ser humano es la gratitud, y en el fútbol hemos visto mucha, mucha ingratitud. Lo peligroso es que en este deporte todos pueden hablar de él, que no hay criba y que no es fácil medir la idoneidad y la verdadera y desinteresada pasión, entonces cualquiera puede infiltrarse en su manejo y entre ellos nunca faltarán aquellos que no tienen en su diccionario las palabras gratitud y lealtad, y cuestionan y denuestan a los que hacen y trabajan justamente, aquellos que solo ven el dedo y no la luna, en una suerte de campana de Huesca, que ven como el único argumento para destacarse, no el crecimiento y éxito personal fruto del esfuerzo y trabajo denodado, sino el fácil menoscabo de los que construyen, utilizando las armas de la insidia, de la calumnia y del engaño.

Por eso es tan importante agradecer a todos aquellos que con su concurso han modificado para bien el futuro o como diría Paul Valery que después de ellos “el futuro ya no será lo que era”. A lo largo de estos años hemos visto transcurrir a dirigentes, hinchas y deportistas los que con una suerte de ladrillos han ido construyendo esta gran institución, esta Marca tan importante en el país que es el Club Bolívar.

El directorio, el tribunal de honor y la Asamblea han creado una orden de distinciones para que todos los años y sin solución de continuidad se haga un homenaje a las personalidades más señeras cuyo destino ha sido franquear el camino como quién abre a machete una senda en la selva. Que ellos hayan existido y transitado por el Club, hace una diferencia. Que el Club les reconozca, hace justicia.

A lo largo de esta gestión se ha creado este ritual anual donde el Club Bolivar hace un reconocimiento a sus próceres y el bolivarismo se vuelca masivamente al salón Centenario del Club de La Paz - un lugar más que centenario testigo de muy importantes acontecimientos de la historia de la ciudad y del país. Allí se gestó también la Operación Centenario para el salvataje del Club Bolivar y está a muy pocas cuadras de la casa donde se fundó el Club en 1925 – para reencontrarse y tomar contacto con esos personajes que le dieron tantas alegrías.

Son muy pocos los clubes en el orbe y el único en el país que ha creado este ritual que esperamos se mantenga en el tiempo.

Desde 2009 se han realizado 76 reconocimientos 25 a dirigentes, 1 a Directores Técnicos, 49 a jugadores del Club y 1 al hincha número uno Chicho Navarro.

EL ESTADIO

Aun con la certeza de que es más fácil destruir que construir así sean ideas o proyectos, decidimos lanzarnos a hacer un proyecto con exigencias muy difíciles de alcanzar que nos tomó mucho tiempo pero que estaba alimentado por la ilusión cumplir con un caro sueño bolivarista. Todos sabemos que en el pasado se hizo un pre proyecto con un aforo de 24.000 personas, se hicieron otros proyectos análogos como tesis de grado y también se hicieron estudios que descartaban los terrenos de Tembladerani para hacer un estadio.

Nosotros pensamos que se debía hacer un proyecto con condiciones de contorno muy exigentes que permitan cumplir mínimamente con las exigencias que un Club como Bolivar debería tener observando las normativas exigidas por Conmebol y FIFA para escenarios de fútbol en competiciones internacionales y que al mismo tiempo sea una infraestructura que sea el primer eslabón para hacer de Bolívar un Club autosostenible.

Felizmente encontramos a un gran bolivarista: el arquitecto Ismael Carvajal, que aparte de tener un esbozo del estadio con alrededor de 25.000 espectadores estaba dispuesto a tomar el reto de realizar un proyecto que cumpla con las exigencias que nosotros planteamos como condiciones de contorno:

1 Que el proyecto se realice en el área que hoy tiene el Club de aproximadamente una hectárea y media.

2 Que el aforo mínimo sea de 32.000 espectadores y que preferentemente sea más de 35.000.

3 Que el proyecto no sea, como varios estadios nuevos en Latinoamérica, para ser utilizado solo para el fútbol en tres oportunidades por mes, sino que sea una infraestructura para ser usada toda la semana con importantes áreas comerciales que permitan primero gestionar la construcción del mismo y posteriormente contribuir a la autosostenibilidad del Club.

Así se empezó a elaborar el proyecto con tanta dedicación como sigilo se tomaron las sugerencias de Alvaro Loayza que dio un importante aporte fruto de su visita a Fletwood un equipo inglés con presupuesto análogo a Bolivar y la desinteresada intervención del que fuera ayudante de Beñat San José: José Manuel Gorjón que además de sus consejos muy valiosos contactó a nuestro arquitecto con sus amigos arquitectos del Club Barcelona adonde fue el proyecto en repetidas oportunidades en consulta. Finalmente, después de dos años de trabajo, Ismael Carvajal tenía el proyecto de arquitectura a diseño inicial con su maqueta y demostración de video en 3D.

El siguiente paso fue hacer una comisión económico-financiera que estudie la factibilidad del proyecto. Se conformó una comisión de profesionales especialistas en el campo financiero y de ingeniería con la misión de elaborar el Proyecto de Factibilidad Económico-Financiera del Estadio Simón Bolívar, esta comisión la conforman los profesionales Juan Carlos Torres, Johnny Pradel, Jorge Fiori, Alejandro Yaffar, Ariel Lizarazu, Pablo Trigoso y Pablo Suarez. En el trabajo preliminar desarrollado hasta la fecha se puede advertir que, si bien el proyecto demanda una inversión importante, también se constituye en una fuente importante de recursos económicos para el futuro institucional, los primeros números que arroja dicho proyecto nos señalan que la infraestructura es capaz de generar ingresos, una vez cubiertos todos los gastos administrativos y de mantenimiento, que posibilitan la recuperación de la inversión en aproximadamente 12 años y que dejan al Club con una renta permanente que podría llegar a cubrir una parte importante de los costos que hoy por hoy son asumidos por BAISA. Entre las muchas ventajas de contar con una infraestructura como la planeada está la de generar ingresos de diversas fuentes como ser venta de derechos sobre espacios físicos, publicidad, renta de ambientes y otros, sin olvidar la eliminación de otros costos que hoy en día se constituyen en una carga importante en los estados financieros de nuestra institución como el alquiler del Estadio Hernando Siles.

Para completar el proyecto, en la ciudad de Buenos Aires nos reunimos con los profesionales de Iluminación de Philips para que realicen el proyecto de iluminación que cumpla con los más exigentes estándares exigidos por FIFA.

Después de muchos años finalmente tenemos un proyecto en Tembladerani un lugar privilegiado por sus múltiples accesos, que cumple con el deseo de todos los bolivaristas de poder tener un estadio donde Bolivar encuentre su casa y de la cual, de local, no salga bajo ninguna circunstancia así sea para jugar la semi final de la copa Libertadores de América.

EL LIBRO

Es cierto que hoy tenemos acceso a gran cantidad de información, que existe una velocidad de procesación y transporte que era impensada en el pasado que se han transformado nuestras actividades, pero la gran pregunta es parafraseando a Pablo Neruda “¿Y el hombre, donde está el hombre…?” Todo este maremágnum de tecnología no ha traído un dispositivo que permita aprender, analizar, pensar y transmitir las ideas y las reflexiones que tenemos para terceros. No, yo les digo que las TIC son fantásticas que las queremos, que a ellas les hemos dedicado la mayor parte de nuestro tiempo, que nos ha tocado convivir con ellas y vivir exclusivamente de ellas durante los últimos treinta años, sabemos que tienen la temporalidad del perro y que cada año vale por siete, que están regidas por la ley de Moore que crecen y se duplican cada 18 meses y que todo se hace obsoleto con demasiada rapidez.

Sin embargo, nosotros privilegiamos el libro, tenemos la costumbre que donde nos toca hacer un proceso de mediano plazo lo queremos poner en un libro. Nos solidarizamos con Humberto Eco cuando afirmaba: "El libro es como la cuchara, el martillo, la rueda, las tijeras. Una vez se han inventado, no se puede hacer nada mejor” y reafirmamos más aun con Jorge Luis Borges “que de los diversos instrumentos del hombre el más asombroso es el libro porque los demás son extensiones, prótesis de su cuerpo. Pero el libro es otra cosa es una extensión de su memoria y de su imaginación.” Somos, así, los libros que hemos leído. O somos, por el contrario, el vacío que la ausencia de libros ha abierto en nuestras vidas.

La relación del libro con el fútbol no fue fácil, por el contrario, para el fútbol fue difícil acercarse al libro hubo una larga época donde. Como diría Valdano "Fue de buen gusto intelectual presumir de ignorancia en materia futbolística, como si el balón fuera a destrozar los delicados jarrones de la cultura".  Pasó mucho tiempo hasta tener fanáticos como Camilo José Cela o Mario Benedetti, o Henry Kissinger y Deng Xiao-ping, para que Albert Camus diga “.... Todo lo que sé con certeza sobre moralidad y obligaciones humanas, lo he aprendido del fútbol...”, que Valdano afirme que eligió el fútbol y no la filosofía porque "desde el fútbol uno puede filosofar y desde la filosofía es imposible hacer fútbol...", que Pier Paolo Pasolini nos hable del significado y el significante, lo prosístico y poético en el lenguaje del fútbol.

Hoy es gratificante saber que tenemos una importante oferta de libros de fútbol y como Bolivar queremos contribuir a la oferta de libros de fútbol ya lo hicimos en el pasado y con “Del Renacimiento al Centenario” queremos recrear un importante período de la tan rica historia del Club Bolivar.

LA PRENSA

En la prensa deportiva se ha operado un crecimiento explosivo como consecuencia de la multiplicación de los medios de comunicación.  Este cambio cuantitativo, sin embargo, no ha traído un cambio cualitativo proporcional.

El fútbol y su futuro precisa de aquellos profesionales que orientan, que hacen docencia con un profundo respeto por lo que escriben y, sobre todo, para quienes escriben.  No necesita de aquellos que, en su afán de vender, van en busca de la novedad, cualquiera que sea y a pesar de quien sea y de cómo sea, en vez de ir tras de la verdad, tras el esclarecimiento de los hechos.

Adicionalmente, los cronistas deportivos tienen un papel de extraordinaria importancia: forman criterios e influyen decisivamente en los comportamientos sociales.  Un comentario bien explicado por un cronista deportivo puede ser una buena escuela de ciudadanía; el alentar las pasiones por encima de la objetividad, excitando a espectadores y a socios, es todo lo contrario.  Por tanto, los cronistas deportivos tienen una gran responsabilidad, muchas veces mayor que la de los profesores en un aula, mayor que la de los políticos en su acción pública y mayor que la de los sacerdotes en el ejercicio de su misión evangélica.  No sé si los periodistas deportivos han valorado exactamente lo importantes que son para generar tranquilidad, paz, confianza y armónica convivencia.

Como en tantos otros campos de la actividad humana, se ha operado una nueva forma de relación entre la escena y la audiencia.  El espectador, destinatario final del fenómeno fútbol, ya no se conforma más con admirar: además quiere saber.  Del espectador ingenuo fascinado, vulnerable, boquiabierto y, finalmente pasivo, hemos pasado a un espectador receloso, informado, que indaga, compara, piensa y desempeña un papel activo.

Esto obliga a un nuevo tipo de liderazgo, moderno, dinámico, que no busque solamente una aparición pasiva, sino la realización de logros que tengan un alto índice de aprobación moral.

En ese sentido el Club Bolivar ha encontrado en los medios de comunicación el medio más idóneo como vehículo de encuentro entre los actores y el destinatario final que es el pueblo futbolero.

El Club Bolívar considera importante exponer ante la opinión pública su posición sobre temas que atañen al futbol nacional en los aspectos institucionales, normativos y de gestión.

En este sentido, el Directorio de manera oficial y sus dirigentes a título personal, han realizado varias publicaciones para contribuir al mejor desenvolvimiento de los estamentos que dirigen el futbol y, también, a la actualización de su estructura organizacional.

De la misma forma, se explicitó la opinión de Bolivar cuando se adoptaron, o se pretendía adoptar, medidas que vulneraban la institucionalidad, la transparencia, la ética o la normativa vigente. 

Asimismo, en múltiples oportunidades se publicaron varios artículos de análisis futbolísticos sobre importantes eventos del fútbol internacional.                        

En forma enteramente análoga el Club Bolivar ha presentado proyectos para el manejo del fútbol en el país, aun a sabiendas que los proyectos no son el mejor argumento para que muchos dirigentes vuelquen su apoyo a una transformación estructural para sacar a nuestro fútbol de la situación en la que se encuentra. De todas formas, el Club no utiliza ningún otro argumento que el de amplificar la voz de sus ideas a través de todos los medios a su alcance.

Finalmente, el Club Bolivar aceptó la invitación para que dos de sus dirigentes participen como docentes junto a un selecto grupo de profesionales nacionales y extranjeros para dar sendos módulos en el Diplomado para periodistas patrocinado por la Fundación para el periodismo.

EL ADIOS Y LA BIENVENIDA

Hoy podemos decir “Promesa Honrada”, el Bolivar está vivo y a pesar de los incontables escollos que tuvo que superar y de los que aún quedan por sortear, el Club tiene asegurados muchos años de vida y puede mirar el futuro con optimismo y pletórico de esperanzas. La operación Centenario está en marcha y vamos camino a los 100 años de un Club que es un orgullo de La Paz y Bolivia.

Hemos sido fieles a nuestros principios, siempre se actuó respetando el marco normativo de nuestro club, cumpliendo con principios y valores de ética y moral, imbuidos de una profunda convicción de entrega y dedicación, que serán nuevos y significativos ladrillos aportados en la consolidación de una institución emblemática del deporte boliviano y de nuestra sociedad en su conjunto.

Finalmente, terminamos como empezamos agradeciendo. A todos los miembros del directorio por su silencioso trabajo en beneficio del Bolivar, al fiscal General, a los miembros del Tribunal de Honor. A los socios y simpatizantes a los sacrificados miembros de nuestra barra -con los que trabajamos desde el primer día primero para lograr su unificación y luego para desterrar los malos ejemplos de países vecinos con compensaciones crematísticas-.

A los funcionarios de BAISA y en especial, como siempre, a Marcelo Claure Bedoya sin cuyo concurso no estaríamos donde hoy estamos. Queremos dar la bienvenida a Marcelo que luego de 12 años vuelve al directorio del Club. Estamos muy contentos e ilusionados con su presidencia y deseamos que haga la mejor gestión de toda la historia del Club para que nos encuentre en el punto más alto en todas las aristas de 100 años de exitoso devenir. Damos también la bienvenida a los directores donde vemos muchos nombres de larga trayectoria y estirpe bolivarista que confiamos ayuden a Marcelo a mantener los valores de la estirpe bolivarista que vienen del fondo de nuestro pasado. ¡Que sea en Buena Hora

Muchas Gracias.

Pongo a consideración de ésta magna asamblea la aprobación de este informe

-->