CLUB BOLÍVAR

SUFRIMIENTO Y ÈXTASIS DE UN PARTO: BOLÌVAR A UN PASO DE LA GLORIA

La Paz 14-12-2014.- Cuando se sufre, la victoria se disfruta mucho más. Esa parece ser la conclusión de la victoria obtenida frente a Wilstermann en la vigésimo primera fecha del Torneo Apertura 14/15. Bolívar, firme en el triunfo, se mantiene puntero y depende de sí mismo para alcanzar el campeonato.

Una jornada tempestuosa, un horario de peligrosos claroscuros y un cielo inescrutable parecían augurar un partido turbulento. Así lo fue. Y la hinchada celeste salió como habiendo dado a luz a una conquista invaluable en el camino al título.

En el primer tiempo, el local fue paciente hasta alcanzar el tanto de Ronald Eguino en el minuto 25. A pesar de enfrentarse a un visitante sólido, la Academia supo producir futbol pero aun así el referee anunció el fin de la primera mitad con la mínima diferencia.

El segundo tiempo fue escenario de una batalla encarnizada por la defensa de los tres puntos. La tensión que se sentía tanto en las tribunas como en el onceno pareció dilatar el tiempo y Wilstermann aprovechó esa situación. Sin embargo Bolívar, mostrando que tiene ferocidad defensiva cuando lo requiere, supo mantener los tres puntos en su poder como un tesoro inestimable. Insuflados por el espíritu combativo del capitán Walter Flores, Quiñonez –admirable  atleta y soldado indispensable de la Academia–, Eguino –figura de la cancha–, Cabrera y Gutiérrez se encargaron de ahuyentar los peligros para dejar a su hinchada a un paso de hacer el sueño realidad.

Bolívar está a un paso de ser campeón. El plantel de esta temporada tiene un aura, una fuerza y una técnica envidiable en la historia del Club y del  futbol boliviano. Es hora de que todos los corazones celestes pongan toda su energía para que un equipo histórico haga historia. Estamos firmes y decididos a conseguir la estrella diecinueve y cerrar un año inolvidable.

Bolívar formó con Quiñonez, Yecerotte (Álvarez 58´), Eguino, Cabrera, Gutiérrez, Rodríguez (Maygua 45´), Flores, Miranda, Callejón, Arce y Tenorio (Saavedra 64´).