CLUB BOLÍVAR

Bolívar logra un empate que lo acerca al título y ya piensa en su visita a Potosí

Bolívar y The Strongest igualaron sin goles en el clásico 207 de la Liga Profesional del Fútbol Boliviano la noche de ayer en el estadio Hernando Siles, en un encuentro válido por la vigésima fecha del torneo Clausura.

Sin duda el clásico 207 fue un partido emotivo y vibrante de principio a fin, con un marco humano impresionante de más de 35.000 personas en las graderías del estadio miraflorino, que se dieron cita para alentar a sus respectivos planteles. Para ambos equipos era imperioso hacerse del triunfo, ya que en el caso de los celestes una victoria los proclamaría como campeones, mientras que un triunfo de los atigrados los mantendría con vida en el presente Torneo.  

En el primer tiempo los académicos exhibieron una verdadera catedra de cómo se debe tocar y atacar ya que con pases precisos en profundidad y mucha velocidad acorralaron rápidamente a la defensa aurinegra, los celestes tuvieron las mejores opciones, la primera opción clara de gol se dio a los 9 minutos de juego con un cabezazo de Marcos Riquelme que Daniel Vaca sacó de gran manera, seguidamente fue el turno de Enrique Flores quien tras una excelente jugada personal estuvo cerca de convertir. Al cierre del primer tiempo Daniel Vaca hizo otra gran tapada, luego de despejar el tiro libre ejecutado por Marcos Riquelme que tenía destino de red. Por su parte The Strongest tuvo un solo disparo al arco defendido por Matías Dituro luego de que Alejandro Chumacero sacara un remate que se fue desviado. Al promediar el minuto 32 de juego Juan Carlos Arce sufriría una lesión tras una falta provocada por Walter Veizaga, impidiendo “al conejo” retornar en la segunda mitad.

En la segunda etapa se produjo el ingreso de Pedro Azogue por el lesionado Juan Carlos Arce, tras el cambio La Academia bajó en su rendimiento ofensivo, estaba claro que la lesión de Juan Carlos Arce repercutió negativamente en el rendimiento de los celestes, porque no sólo perdieron a su mejor jugador, sino que también  se notó una baja  en el rendimiento ofensivo del equipo. Mientras que The Strongest salió a proponer un poco más de juego tratando de cambiar la mala impresión que dejó en la primera mitad,  sin embargo estaba claro que los atigrados estaban jugando uno de sus perores partidos

Bolívar volvió a exigir a Vaca, que salvó una vez más su pórtico luego del remate de Mauricio Prieto a los 74 minutos y posteriormente el disparo de Marcos Riquelme a los 87 minutos, convirtiéndose en la figura de los aurinegros.

Finalmente el clásico se jugó con más corazón y a no perder, con un empate que beneficia más a Bolívar que a The Strongest, ya que en las próximas fechas con sólo un empate en cualquiera de los dos cotejos que le resta a Bolívar sería el bi-campeon del Torneo.

Sin tiempo que perder los celestes retomaron sus entrenamientos en procura de ganar su encuentro en la Villa Imperial frente a Nacional Potosí, en un encuentro que será disputado con la mayor responsabilidad a sabiendas de lo poco que falta para llegar al objetivo, está claro que Bolívar saldrá a ganar y regalar a su hinchada una nueva estrella para así reafirmar que Bolívar es y siempre será el más grande de Bolivia.